viernes, 10 de febrero de 2017

CASANDRA

A veces me cuestiono
si debo escribir siempre
de todo lo que pueda,
si se puede, como sea.

Aunque nadie lea,
ni parezca siquiera
que quienes se dicen
amigos y poetas
les importe apenas.

Por más escuela
y nivel que se tenga,
se debe ser parte 
de algún club
de pertenencia.

Será acaso 
que no llego a la medida
de quienes todo opinan
subidos en la tarima
de su indiferencia.

O simplemente nunca
fui un verdadero poeta,
no salga de las casillas
de un mero aficionado
carente de ideas.

Es la bendita luna
que al nacer me dijo
que las palabras
no se callan nunca
sea lo que sea.

Mi severa condena,
sea ser como Casandra,
muda ante los oídos
de quien se presenta.



No hay comentarios: