miércoles, 15 de marzo de 2017

ALEA

La suerte es rara,
no le toca a cualquiera;
son cosas del destino
que con nosotros juega.

Buscamos en vano
ese milagro a tientas,
cual signo merecido
por nuestra existencia.

Sin embargo no todos
nacimos con esa estrella,
nos conformamos apenas
con la luna pequeña.

Con el tenue brillo
en el cielo vespertino
de las esperanzas todas
que nos apremian.

Por eso seguimos
en las sombras eternas
de quienes no han podido
con su sino de ausencias.


No hay comentarios: