miércoles, 8 de marzo de 2017

SIESTA

Puedo soñar
la paz buscada,
en cada lugar
donde no estaba.

El amor de mi vida
escondido en una esquina,
como esperando acaso
un viejo tranvía.

Una dulce primavera,
de esas llenas de vida,
donde la felicidad
guía mis días.

Que estás conmigo
y no quien sabe donde,
en un planeta lejano
con dos soles.

Que todo va bien,
esa es mi rutina,
todo tiene éxito,
todo da alegría.

Puedo soñar también
que tengo la poesía
como don mágico
de fama infinita.

Por eso prefiero dormir
con las ventanas cerradas,
en ese mundo todo es bueno,
en ese mundo me amas.


No hay comentarios: