jueves, 9 de octubre de 2008

CONTIGO EN LA MAÑANA

De tus manos nacen gorriones
que vuelan en el cielo de tu alma;
sonríes y es un mar de calma
el remanso de tu mirada.

Tu cintura tiene el talle perfecto
para la medida de mis deseos;
mis manos disfrutan la gracia
de acariciar la tibieza que emanas.

No necesito aquí más nada
que un abrazo infinito, un beso.
tal vez aquellas mismas palabras
tan viejas y siempre renovadas.

Que esto es la poesía,
que ser poeta significa la maravilla
de colmarse de la dulce dicha
de despertar contigo en la mañana.

No hay comentarios: