miércoles, 29 de octubre de 2008

REGRESO

Podría decir que he muerto
en las horas perdidas de un tiempo
que ha quedado muy lejos.

Pero la vida continúa en mi cuerpo;
el alma busca la luz siempre diáfana
de los días venideros.

De tu compañía que siempre anhelo,
de tu amor que me ha dado alas
y con ellas vuelo a tu encuentro.

Como el ave que regresa al nido
para reposar en silencio,
vuelvo cada día contigo

en todos mis sueños.

No hay comentarios: