domingo, 8 de marzo de 2009

SIN AMOR

No hay distancias, no hay distancia,
más allá de las que imponga el abismo
de un amor que ha partido.

No hay llanto, tristeza ni olvido,
simplemente sucede que el alma se cae
en cientos de pedazos vacíos.

Si no hay amor nada tiene sentido,
si no hay amor todo es un espacio
que llena pronto el hastío.

Si no hay amor la poesía
es tan sólo un pobre mito
de Homeros ciegos y perdidos.

De Ilíadas donde los combates
buscan la caída de una Ilion
cuyo tesoro en un amor escondido.

Donde un Odiseo lucha contra las sirenas
cuyas canciones llevan el infierno mismo
del destierro en islas del océano índico.

Sin amor un libro no es más que un producto
de esos que se venden como si fueran ladrillos
en las paredes inocuas de bibliotecas

cuyos vendedores son seres malignos
que esconden su interés por billetes
sucios de avaricias por verdes papelitos.

Porque eso es el dinero, señores
de la nada y maldiciones de los pobres
que mueren en este mundo hundido.

Pero el amor rescata todo, ennoblece
el alma de aquellos pocos elegidos
que han amado, acaso, sin ser correspondidos.

Después de todo no importa si no recibimos
por amar una flor o un silencio indigno;
vale para el corazón que sus latidos

sean sustentados por algo infinito.

No hay comentarios: