viernes, 30 de octubre de 2009

DULZURA INFINITA

No juzgues a las rosas
por sus contadas espinas,
ni a las mariposas todas
porque algunas son efímeras.

Ni a la luna si esta noche
muy tímida se esconde
tras la sombra de este planeta
dejando la noche más pobre.

Tampoco a la llovizna
que apenas moja y salpica
los cristales de las ventanas
siempre cerradas de esta vida.

Las rosas son hermosas
para admirarlas sin tocarlas,
ellas muy amables nos regalan
su delicado aroma todavía.

Las mariposas son las hadas
que recorren el cielo de día,
llevan magia entre las flores
que son su casa y su comida.

La luna de vez en cuando necesita
bañarse en las sombras para renacer
en breve colmada de luz y vida
en los cielos que transita.

Y la llovizna es la caricia
de agua que nos hacen las estaciones
durante todo el año siempre
nos colman de amor a su medida.

Recuerda que una mariposa es luna
en algún universo donde la llovizna
es la rosa mágica que ilumina
el cielo como un sol enorme

de dulzura infinita.

2 comentarios:

lunattyk dijo...

IM-PE-CA-BLE!!!.....te quedo genial, hermoso, que delicadeza, por lo menos es lo que senti al leerlo!....besos tinchin!

Martín_Espinoza dijo...

Gracias!! Creo que es un poema que me quedó muy bien.

Me agrandé jaja

Besotes Naty!!