sábado, 17 de octubre de 2009

O SU SILENCIO

Tengo ilusiones en el destino
que esta vez quizás obre a favor
mio rompiendo el oscuro sino
que determina mis días tan pobres.

Como si siempre fuera otoño
me encuentro entre hojas muertas;
una plaza desierta donde miro
los juegos donde nadie juega.

Pero tal vez sea esta flor pequeña,
y hermosa quien me de la promesa
del renacimiento de la poesía toda
en sus ojos, sus manos, su boca.

Lo dirá su voz o su silencio;
sabré si fue inútil o verdadera
esta historia que dictan las musas
furtivas que me aconsejan.

No hay comentarios: