viernes, 9 de octubre de 2009

EN UN MAÑANA

Este vacío, esta sensación
de que todo está perdido.

La soledad que siempre reina
con su yugo de tristeza
vence una vez más las ilusiones
que, inocente, he tenido.

Son crueles las fechas
cuando siempre traen consigo
el recuerdo de algo cada vez
un poco más lejano, perdido.

Pero que cala profundo en el alma
que una vez más se encuentra quebrada
en tantas partes que temo nunca más
lograr volver a ser el mismo.

Intento ignorar lo que me pasa,
intento seguir como si nada,
pero el hastío vence y me quejo
hoy más que nunca de cualquier cosa.

Todo molesta y no hay ganas
de salir a la calle, de respirar
o pensar en un mañana.

No hay comentarios: