sábado, 10 de octubre de 2009

NO CAMBIA NADA

No sé por qué volviste,
por qué saliste de la nada.

Un día cualquiera llamaste,
te perdoné todo y una vez más
puse mis ilusiones en tu mirada.

Busqué tu compañía y una sonrisa
que pensaba por siempre perdida
regresó a mi cara adormecida.

Pero ahora, después de todo,
te alejas sin decir nada,
te desvaneces en la distancia.

Vuelves a ser aquella que pensé
alguna vez eras y me equivocaba;
noto que nada cambia, no cambia nada.

Que las ilusiones son penadas
con dolores que calan el alma,
y no hay perdón posible que valga.

No hay esperanzas de que regrese
el mismo verano donde fue un beso
el signo del amor que me dabas.

No hay comentarios: