jueves, 19 de junio de 2008

ANTES DEL ALBA

Primero me dejé llevar
por la belleza que tienes,
serán aquellos ojos, tus cabellos
del color de mis deseos ardientes.

Por tu cintura donde mis manos
comienzan un camino de dulce amor
hasta donde siempre me dejes.

Pero eso no es lo que importa,
la belleza física es llevada por las olas
del mar impetuoso de un tiempo que hiere.

De un tiempo que pasa y es cruel
con la efímera lozanía de la piel
y las manos que envejecen.

He conocido la luz de tu alma,
los latidos del corazón que marcan
el ritmo de toda tu cálida magia.

He visto más allá de todo
lo que muchos ven porque se destaca;
no porque yo sea distinto, sino porque tú,
una noche me diste un tesoro, antes del alba.

No hay comentarios: