domingo, 29 de junio de 2008

UN AÑO

El día es gris y opaco,
como si una fría nube
hasta nosotros ha bajado.

No se ve más allá de unos pasos,
la gente puede perderse
en una nada de vapor muy blanco.

Pero no te veo en ningún lado,
por más que quiero que aparezcas
como el sol que está muy alto.

Como aquellos pájaros
que vuelan cual fantasmas
en un cielo tan cerrado.

No hay nada más que un ocaso
de colores muy apagados
que culmina este día extraño.

Pero la noche empeora el cuadro,
porque no estás hace un año,
te has vuelto un recuerdo

que el tiempo va borrando.

1 comentario:

Lidia M. Domes dijo...

Deja que el tiempo te ayude a integrar el pasado y también a prepararte para o nuevo...

Cariños,

Lidia