jueves, 3 de diciembre de 2009

DESTELLO

Estás aquí, no caben dudas;
si el mismo cielo, el sol y la luna
me dan su luz y el consuelo
de saber que sigo viviendo.

Como las flores taciturnas
en los jarrones siempre en penumbras
de los lugares donde son un mero objeto,
pero siguen perfumando el universo.

Un infinito contexto del mundo
donde mis pasos no son en vano
como no sería en vano tomar tu mano
la que cierras contra tu pecho.

Pero estás aquí, lo observo
en cada gorrión que en su vuelo
errático deja tras de si un recuerdo,
un sonido de alas sutil, perfecto.

Como perfectos son los pensamientos
donde conmigo estabas y fui feliz
sabiendo que nada era un sueño;
pura realidad de un amor bueno.

Pura verdad que fue luego, acaso
sin darnos cuenta, un destello
de lo que pudo haber sido un milagro;
no un cotidiano olvido donde perdimos

ambos, el don de querernos.

No hay comentarios: