domingo, 10 de enero de 2010

HERIDAS ABIERTAS

Me comunico contigo
mediante señales de humo,
como retazos de palabras
que el viento dispersa.

Quizás llegue alguna
de todas esas palabras sueltas,
hasta tus oídos y tus ojos,
hasta tus manos que esperan.

Hasta tu corazón que sueña
pero es un ave herida que vuela
cerca del nido y siempre regresa
al cobijo de su soledad eterna.

En cierta manera nunca me he ido,
estuve como un fantasma contigo,
a tu lado siguiendo tus latidos
y velando por tus heridas abiertas.

No hay comentarios: