lunes, 24 de mayo de 2010

VERDADERO

Mi espacio se cierra
sobre su propio peso,
queda debajo del cielo
sin estrellas, ni destellos.

Me aplasta y creo que muero
ahogado entre los suspiros,
entre alguna lágrima que escondo
en el orgullo que no poseo.

El cuerpo pesa y cae rendido
ante el duro paso del tiempo,
en verdad no sé como pude
llegar a esta edad sin saberlo.

Como si mi conciencia fuera nula
y despertara un día ya viejo,
siento que la vida se escapa
que la juventud es una etapa.

Tan breve como el recuerdo
de un amor que fue feliz, bueno,
principio y fin de todo aquello
que pensaba verdadero.

No hay comentarios: