lunes, 20 de julio de 2009

NINGUNA ESENCIA

El día... ¿Qué decir del día?
¿Qué decir de este día que llega
cuando menos lo quería?

De esta fecha que mata y ahoga,
de este presagio cumplido, triste
como el invierno que no tiene vida.

Como el cielo donde no se determina
donde se encuentra el sol o la luna,
da lo mismo la noche con la llovizna.

Da lo mismo que existas o no existas,
que seas presencia o ausencia si siempre
serás esa queja que me atormenta.

Esas palabras que disfrazas de poema
y largas al éter como una dura saeta
que en mi pecho se estrella.

Da lo mismo que me quieras o no me quieras
si nuestro amor nunca tuvo la certeza
de un futuro donde la paz sea la reina.

Que me leas en silencio o no me leas,
si tus ojos están ciegos y mis palabras
ya no conmueven ninguna esencia.

4 comentarios:

Angus dijo...

Muchísima esencia.

Martín_Espinoza dijo...

Bueno, gracias por leer y comentar

Ricky dijo...

Como que no hay esencia Martín? el dolor no es la esencia que está detrás de estas palabras? Saludos

Martín_Espinoza dijo...

Puede ser... Lo que habla el poema es que el sus palabras ya no conmueven ninguna esencia.

Gracias por tu paso.