domingo, 5 de julio de 2009

SIN SABERLO

Siempre arruino todo,
no sé por qué quiebro las palabras.

Por qué la vida me ha encontrado
parado en este punto donde siento
que nada vale nada.

Los años son siniestros
si con su paso van dejando lejos
cada uno de nuestros anhelos.

Y nos damos cuenta en un momento
que se nos va la vida y no podemos
hacer mucho al respecto.

Puedo decir que hay que vivirla,
disfrutar cada instante pequeño.

Pero sería un vano esfuerzo
de mentirme como siempre lo hago,
lastimando a quienes quiero.

Porque en estos días no consigo
abrazar esa paz perdida muy lejos,
entre todas las cosas que se fueron.

Entre versos, promesas y sueños
me perdí un día, sin saberlo.

No hay comentarios: