miércoles, 2 de abril de 2008

DESEO

Por el camino blanco
de las ilusiones cabalga
el unicornio del deseo.

Es libre, no conoce dueño,
sólo sabe de sus instintos
su magia es como el fuego.

Se esconde en las miradas,
en los gestos, las palabras,
fluye como el agua clara.

En las manos que dan caricias
es volcán que precipita
muy románticos anhelos.

No lo ven los egoístas
ni los oscuros espectros
de personas sin sentimientos.

Pero lo conocen los poetas,
los locos, los bohemios,
aquellos que rechazan el tiempo.

El viento es su senda,
un suspiro muy profundo
su nombre secreto.

No hay trampas que consigan
vez alguna tenerlo preso,
su libertad es su alegría.

Su fuerza viene de lo profundo,
de los abismos del universo,
de los orígenes de todo lo bueno.

Porque es el amor el sentimiento
que lo alimenta y lo mantiene pleno
en las praderas verdes de los sueños.

No hay comentarios: