jueves, 3 de abril de 2008

LA LUNA DE TUS OJOS GRANDES

Confié demasiado
en los albures incapaces
de decidir sobre tu alma,
en tu corazón y lo sabes.

Un error tal vez grave
fue perseguir la luna
de tus ojos grandes
en el anhelo de que me ames.

Pero creo que no ha sido malo
este cariño que no muere
aunque duele y mata lentamente
las flores que soñaste.

Las mismas rosas y jazmines
que antes no miraba y ahora
son el mejor y más triste paisaje
que pueda a mi vista entregarse.

Pequeño jardín sublime
de las ilusiones más hermosas
donde pequeñas mariposas
venían a posarse.

Donde el sol brillaba a pleno
sonriendo al reflejarse
en las cristalinas aguas
de palabras que nadie sabe.

Porque ha quedado en secreto
este amor nacido del silencio,
solamente tú y yo sabemos
que sólo yo te quiero.

Confié en el tiempo,
en las hadas de la memoria
que te narrarían la historia
de tantos amores tan grandes.

Pero ahora me queda decirte
que ha sido bueno amarte,
las disculpas y los suspiros
aquí están de más...

como aquellas estrellas
muertas que abandonaste.

No hay comentarios: